July 11, 2012

Jacó y San José, Costa Rica

Nuestro plan era que en cuanto llegáramos a San José, nos iríamos directo a Jacó... Eso no sucedió. Lo que sucedió fue que llegamos en la noche a San José y los autobuses salían hasta cierta hora y no nos dio tiempo de tomarlo, así que nos quedamos en un hotel HORRIBLE -no me acuerdo cómo se llama pero se que era terrible-, se veía super sucio y además era muy creepy. En fin, pasamos la noche y nos levantamos tempranito al día siguiente para tomar el autobús hacia Jacó. Después de no se cuanto tiempo -era poco- llegamos a Jacó. Teníamos pensando quedarnos en Las Camas Hostel, pero cuando llegamos vimos que el hostel estaba CERRADO, no cerrado de "vuelvo en 10 minutos", NO. Estaba cerrado de abandonado y se veía que había estado así muchísimo tiempo. Así que después de poner cara de asombro, de no sabemos qué vamos a hacer y de vamos a apurarnos porque no hemos desayunado y tenemos mucha hambre, nos pusimos a caminar los alrededores de Jacó para buscar un hotel. 

Caminamos -no mucho, la verdad-, desayunamos y encontramos el hotel: Cabinas Antonio. No es nada del otro mundo, pero es lo mejor al mismo tiempo. Nosotros pagamos como USD 20 por una habitación con baño privado, 2 camas -una individual y una matrimonial- y cable. Además el hotel tenía cocina que podías usar y nosotros llevábamos días queriendo hacer arepas -comida típica venezolana-, así que decidímos quedarnos ahí. Nos acomodamos, nos cambiamos y salimos corriendo a la playa.

Este destino, al igual que Roatán, fue de completo relax. Lo que hicimos fue ir a la playa -que quedaba como a 1 minuto caminando, en serio-, recorrer la ciudad -por lo menos la parte turística, o donde nosotros nos quedamos, es super pequeña así que no hay mucho para donde agarrar-, comer y dormir jajaja. Además de eso, como mi cumpleaños caía por esos días, Rick♥ nos regaló un tour que incluía un paseo en cuatrimoto y canopy. La verdad es que -como el viaje fue hace 2 años- no me acuerdo cómo se llama la agencia donde compramos el tour, lo que si recuerdo es que era una tienda con cuatrimotos por montón y la gente que atendía era super jóven.

En fin, el día de mi cumpleaños -que fue el día que decidimos hacer eso- nos buscaron tempranito en el hotel para llevarnos al lugar donde íbamos a hacer el canopy. Ahí nos recibieron los señores más amigables y cómicos del mundo, lo único que hicimos fuer reírnos y el tour fue super ameno. Además, en uno de los cables, yo me frené demasiado -porque me dio miedo, no se por qué jajaja- y me quedé casi llegando a la  plataforma, así que uno de los señores tuvo que ir a "rescatarme". Al final de eso, nos dieron frutas y mucha agua. De ahí nos llevaron de regreso al hotel y fuimos a la tienda para hacer nuestro tour en cuatrimoto.

Vista desde una de las plataformas


Al llegar a la tienda, nos estaban esperando las motos -yo pedí una automática y Rick una semi-automática, o algo así-. Nos montamos y nos fuimos a la montaña. Empezamos el recorrido y todo iba bien, hasta que llegamos a un lugar que era una bajada... El terreno estaba normal, pero cuando llegamos a esa parte el terreno estaba como fangoso porque la noche anterior había llovido un poco y había como una zanjita y adivinen ¿qué pasó? La moto se me fue un poco para un lado y yo entré en pánico y no entendía nada, de qué era lo que tenía que hacer. Al final salí de lo que yo creía que era un precipicio y llegamos a un lugar plano- ¿La vista? Véanlo con sus propios ojos.



Después de todo eso seguimos el recorrido, llegamos a otro lugar plano donde habían un monito HERMOSO. El guía lo cargó, lo consintió un rato, luego se lo pasó a Rick y pasó algo muy cómico. Yo le estaba tomando una foto y el mono se me lanzó encima como para quitarme la cámara -a ellos les llama la atención todas las cosas que brillen, cuelguen, reflejen, etc- y a mi no se me ocurrió otra cosa que gritar y el monito me mordió -una tontería, no pasó nada grave-.

Antes de morderme...

Puse cara de tonta, no se por qué
Después de las subidas y bajadas y quedar llenos de barro hasta las rodillas, regresamos al hotel para salir corriendo -de nuevo- a la playa. En la noche, nos cambiamos, fuimos a comer a Tsunami Sushi -la terraza es el mejor sitio para comer-, Rick me cantó cumpleaños y así terminó el día. Se suponía que al día siguiente íbamos a ir al Parque Nacional Manuel Antonio, pero nos quedamos dormidos y no lo logramos, así que lo que hicimos fue dormir, comprar los pasajes de regreso a San José, los pasajes de Panamá a México por Ticabus y -otra vez- estar en la playa.

De regreso en San José queríamos hacer muchas cosas, que por falta de tiempo y estar algo cortos de dinero no logramos hacer -como por ejemplo, un tour a uno de los volcanes-. Así que lo que hicimos fue quedarnos un día, recorrer lo que pudimos y comprar los pasajes para nuestro próximo destino: Panamá. En San José nos quedamos en Costa Rica Backpackers un hostel demasiado fino que tenía lo esencial -piscina, WiFi, cocina, tv, agua caliente, etc- y además tenía un restaurancito super agradable: La Mochila y no se por qué, es la única foto que tenemos de San José.

Restaurant La Mochila en Costa Rica Backpackers
Nos vemos en el próximo destino,
M.